lunes, 14 de junio de 2010

Acerca de la importancia de la Danza Por Lic. Miguel ángel Reinosa



El presente artículo recoge diferentes contenidos donde se expresa la importancia de la danza para trabajar la educación artística y su inserción en la preparación didáctica pedagógica de los estudiantes. El mismo pretende reflexionar sobre la necesidad de utilizar la danza como herramienta técnica y metodológica para la formación integral de los educandos.


La danza, probablemente, es tan antigua como la humanidad: algunas pinturas rupestres que datan de hace muchos miles de años muestran imágenes que parecen figuras danzando. Por lo tanto, entre las manifestaciones del arte, es considerada una de las más abstractas, de igual manera, constituye, junto con la música, la de mayor consumo por su poder de comunicación y expresión.

Para educar a través de la Danza es necesario tanto el conocimiento teórico como el práctico, entre ambos debe existir un adecuado equilibrio en el sistema de influencias de lo artístico. El primero contribuye a que el individuo pueda analizar lo que verdaderamente tenga valor artístico; posibilita las habilidades para descubrir detalles imperceptibles para el individuo no educado artísticamente; eleva el gusto estético personal, y brinda el conocimiento del desarrollo histórico de la manifestación.

Por su parte el conocimiento práctico, vivencia las particularidades que este puede poseer en las distintas edades, acorde con esta manifestación artística. Cuando sólo se considera el conocimiento teórico, se pierde el contacto directo con el arte y éste se transforma en una relación de conceptos, con un enfoque verbalista.

Es imposible hacer consideraciones sobre el arte sin conocerlo, sin establecer una relación directa y vívida con el hecho artístico, y a la inversa, cuando sólo se considera el conocimiento práctico, se mantiene el contacto directo con el arte, pero limitadamente el educando no tiene un suficiente desarrollo intelectual ni el conocimiento teórico para comprenderlo y asimilarlo en toda su dimensión.

La danza, como toda actividad humana, es producto de la evolución. Al igual que la mente humana ha ido evolucionando en un proceso de selección hasta los más avanzados estadios culturales, podemos decir ¿son los estudiantes capaces de utilizar la danza como un vehículo para llegar al conocimiento?


La danza mezcla armoniosamente movimientos; nuestros cuerpos pueden retorcerse, saltar, estirarse y dar vueltas, casi siempre, al ritmo de una música, ya que el cuerpo humano está hecho para moverse.

El mundo ofrece una variedad apasionante de danzas. Partiendo de lo anterior mente expuesto el objetivo de este trabajo es reflexionar sobre la importancia de la danza como herramienta técnica y metodológica para la formación integral de los educandos.

Los estudiantes a partir de los conocimientos que poseen de la vida práctica definen a la danza como una manifestación que sirve para recrearse, ignorando que el estudio apreciativo de la danza va más allá de simples movimientos acompañados con sonidos musicales.

A través de la danza como manifestación artística los estudiantes pueden formar su gusto estético utilizando el arte como vehículo para alcanzar una correcta Educación Estética, la misma, nunca debe presentarse como un complemento de las distintas facetas que integran la formación multifacético y armónico del individuo. "Por lo que toda educación –cívica, política, moral, física- debe ser al mismo tiempo estética, la que a su vez es inseparable de las variadas tareas de la formación del ciudadano", según se plantea en el libro "Canto", de Paula Sánchez. (1)

La estética se ocupa un tanto del estudio de lo bello, que constituye una de las categorías más importante de la estética. Abarca todas las esferas de la realidad, la naturaleza y el mundo de los objetos creados por el hombre esta última parte es el medio circundante que rodea al sujeto, lo bello no esta dado por la cantidad de objetos o prendas, gestos, movimientos que pueda tener el individuo sino, por la limpieza, el orden, la sencillez con lo que sepa utilizarlos, por eso tanto en la vida diaria como en las obras de arte deben ser introducidos elementos de la belleza utilizándolo de una forma creadora.

El medio influye poderosamente sobre la educación estética; esta se fundamenta en los conceptos políticos, ideológicos, intelectuales y morales que guían la sociedad, la Educación Artística es la principal vía para alcanzar una adecuada Educación Estética a través de sus diferentes manifestaciones.

 La danza, manifestación artística que se expresa mediante movimientos corporales, gestos que siguen rítmicamente las audiciones de diferentes géneros musicales, es el "lenguaje del cuerpo" como plantea Paula Sánchez en su libro Educación Musical y Expresión Corporal, a este lenguaje se le agrega los sentimientos, emociones, vivencias, imágenes, ideas que al traducirse estas experiencias internas en movimientos, gestos da origen al término danza.

Uno de los rasgos que la caractererizan es el movimiento corporal, o sea, la utilización del cuerpo. La expresión del mensaje mediante el lenguaje extraverbal. En el trabajo con estudiantes de la carrera P.G.I, la característica más importante de esta manifestación radica en su percepción, o sea, la relación de comunicación entre la obra danzaria y el público, la cual tienen que ver con determinadas circunstancias bien apremiantes. Estas son: la inmediatez, la irrepetibilidad y lo efímero.

A diferencia de las otras artes –la literatura, la pintura o la escultura, la música y la danza transcurren en un breve plazo de tiempo y espacio, más allá del cual las imágenes significativas del movimiento desaparecen del ojo del espectador. Lo que no haya podido captarse en esa fugaz relación, solo podrá sustitutivamente incorporarse a la sensibilidad del observador por la memoria de lo visto o escrito por algún crítico que se expresa a través de puntos de vistas muy personales, o por un video.

De ahí que el arte de la danza necesite unas antenas perceptivas bien desarrolladas para el verdadero disfrute de sus obras, so pena de percibirlas solo a medias, o lo peor, de forma superficial y frívola como sucede actualmente con los estudiantes que utilizan la danza como medio para la recreación, ignorando el caudal de conocimiento que se puede alcanzar a través de esta manifestación artística.

La danza, por su parte, es un proceso que ha ido evolucionando hasta los más avanzados estadios culturales, sin que hayan desaparecidos niveles culturales anteriores producidos por la ideología de etapas socio-políticas-económicas determinadas y que aún coexisten con las más avanzadas; así también la danza en su trayectoria de siglos ha ido creando formas, maneras y estilos, que existen unos al lado de los otros y se influyen mutuamente.

La variada serie de contradicciones que se plantean entre unos y otros hacen necesario tener una visión dinámica, siempre en movimiento para poder apreciarlas. Esa manera de verla será el punto de vista que se adoptará para su apreciación. Siempre será estudiada como una actividad viva con diversas ramificaciones hacia el pasado y hacia el futuro, todas ellas relacionándose con el presente, influyéndose y modificándose entre unas y otras.

Una de las situaciones que se van a encontrar en la actividad danzaria es la danza bien proyectada a una imagen precisa y objetiva del mundo, en este caso surge la danza de acción, de narración o caracterización de un objeto o persona. Esta constituye una danza donde siempre hay una imagen a plasmar o reproducir: una visión de hechos, acontecimientos o sujetos que se reviven. Es una danza que supone la experiencia anterior con seres, objetos y hechos acontecidos. Implica una imitación de esa experiencia dentro del contexto artístico de la danza y a través de sus propios medios expresivos, como son el movimiento físico.

Por otro lado, existe la danza que no proyecta imagen, esta, se entrega a una acción subjetiva sin relación con el mundo externo, nombrada danza abstracta, en ella encontramos una danza desligada de las imágenes del mundo exterior, donde el movimiento que la origina está impulsado por una energía subjetiva dependiente al sujeto ejecutante de la danza, que se establece relación directa con la experiencias anteriores en que la narración no desempeña papel alguno. Esta danza no se desenvuelve dentro de un mundo fuertemente emocional, íntimamente ligado al automatismo del subconsciente, el éxtasis o trance es un frecuente resultado. Representa una danza abstracta, en ocasiones catártica y en otra de un fuerte racionalismo, aunque siempre regida por un principio de no representación.

La vía del ritual religioso, la vía de la recreación colectiva y la vía del espectáculo teatral han sido y son los tres caminos por donde la danza transita en su constante necesidad de comunicación, estas vías pueden servir para desarrollar el conocimiento sobre la danza en los estudiantes, lo cual le servirá para poder apreciar cada uno de los géneros danzarios.

Como se puede apreciar la importancia de la danza es diversa si se tiene en cuenta todas las posibilidades que presenta la misma para el trabajo con los educandos de los diferentes subsistemas de estudio, sin embargo, durante el desarrollo de múltiples actividades se pudo determinar que en el mayor de los casos muchos de los docentes no la utilizan como vía motivacional y de formación general. El conocimiento de sus características, su nivel de alcance, así como los elementos que expresan las herramientas didácticas, constituyen aspectos de interés en el trabajo pedagógico de las instituciones escolares.

A partir de todos los fundamentos expresados, se puede afirmar que: la actividad danzaria es uno de los medios que contribuye a desarrollar la educación estética, artística y general e integral de los educandos, por ello su utilización precisa de su conocimiento, no solo como vía de aprender diversos contenidos correspondiente al mundo que nos rodea sino que la misma ha de tenerse en cuenta como herramienta metodológica en el trabajo docente educativo a realizar en las distintas educaciones.
Pintura: Francisco  Ramirez Aguilar.